¿Qué es el SNCL?

Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL)

Historia

El año 2003 se crea un grupo de trabajo permanente de organizaciones públicas y sociedad civil, liderado por la ONG Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), sobre la problemática de la leña en la ciudad de Temuco y Valdivia, para crear el “Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL)”, el 2004 se pone en práctica un proyecto piloto en Valdivia, en los años 2004 y 2005 se realiza la Cumbre Nacional Leña para crear los estándares del SNCL con la participación de más de 100 participantes entre entidades de gobierno y de la sociedad civil para el año 2006 crear el Consejo Nacional de Certificación de Leña (CONACEL) con entidades públicas y Organizaciones No Gubernamentales. Este se encuentra en su 6to año de implementación en 6 regiones de Chile (Maule, Bio Bio, Araucanía, Los Ríos, Los Lagos (Provincias de Llanquihue, Osorno y Chiloé) y Aysén) en que se comprometió su trabajo en el marco del proyecto Leña, energía renovable para la conservación del los bosque nativos del sur de Chile (2007-2011), iniciativa financiada por la Unión Europea (EU).

Con el fin de otorgarle marco legal al SNCL y posicionar a la leña y sus derivados al nivel de otras Energías Renovables que se promueven en el país, el año 2009 se crea la Corporación Nacional de Certificación de Leña, la cual coordina a nivel nacional a un Consejo Nacional de Certificación de Leña (CONACEL) conformado por instituciones públicas y organizaciones privadas, mientras que a nivel local, en cada provincia o región, se articulan consejos locales de certificación (COCEL). A la fecha existen 8 Consejos de Certificación en Chile.

El SNCL es una iniciativa sin fines de lucro de carácter voluntario, que fija un estándar de “CALIDAD” y “ORIGEN” para la comercialización de la leña, basándose en cuatro principios básicos: la conservación del bosque nativo, cumplimiento de la ley, tanto laboral como forestal, descontaminación del aire y derechos del consumidor. Esto con el objetivo de disminuir el deterioro de los bosques y la contaminación atmosférica en las ciudades producto de su mal uso.

A través de esta Certificación se crea un mercado más formal, diferenciado, que agrega valor al producto y mejora la rentabilidad del manejo forestal.

Destinatarios

Productores: Para el caso de pequeños productores se aplica el enfoque de forestería comunitaria, lo que incluye un programa de capacitación y asistencia profesional para el manejo de los bosques, la organización de productores y la elaboración de planes de manejo forestal. Para productores medianos con capacidad de gestión se interviene mediante asesoría en Certificación de Leña y en producción sostenida de leña seca.

Comerciantes de leña: Sensibilización mediante reuniones e implementación de un programa formal de capacitación en diversos temas: contabilidad, ventas. Calidad, humedad, certificación, registros, etc. Este trabajo atiende las particularidades de cada comerciante y los prepara para la evaluación del estándar de certificación.
Consumidores: Implementación de la campaña de Educación Ambiental para todos los estratos con la finalidad de actuar sobre los hábitos de consumo de leña. Se orienta en 4 secuencias temporales, a saber: Cambios del clima por uso de combustibles fósiles, Energías Renovables, balance de CO2, etc.
Ésta última etapa menciona la Certificación de leña como herramienta de mercado para mejorar el uso de la leña.

Sujeto de certificación

El Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL) está orientado al comerciante final del producto, es decir, a aquel que vende a consumidores. Considerando que en el mercado de la leña existen diversas vías de comercialización, un comerciante final podría ser un productor (venta directa), un transportista (camiones distribuidores), o un dueño de local de venta urbano.

Este sistema certifica al comerciante, es decir a la persona NO al producto. Por esta razón no es necesario mantener una cadena de custodia de la leña comercializada. El comerciante que postula a la certificación debe demostrar el cumplimiento del estándar de certificación, el cual se describe en la siguiente sección.

Estándar de Certificación

El estándar de certificación está compuesto por 4 principios, 13 criterios y 33 indicadores, los cuales son verificados a través de documentos, mediciones, registros, entre otros medios de prueba.
El primer principio se enfoca al cumplimiento de la legislación, sea esta de carácter forestal, ambiental, tributario, laboral, sanitario, de transporte, además de las ordenanzas municipales. El segundo principio hace énfasis en el origen de la leña, exigiendo el cumplimiento del Plan de Manejo Forestal. El tercer principio se refiere a la calidad del producto, principalmente al contenido de humedad, estableciendo un máximo de 25% de contenido al producto leña para ser comercializado. El cuarto principio exige informar al consumidor adecuadamente acerca de lo que está comprando (especie, contenido de humedad, volumen, unidades de venta, etc.).

Al momento de solicitar la certificación el comerciante de leña debe cumplir todos los indicadores contenidos en el estándar de certificación, de lo contrario, el equipo técnico del SNCL lo acompañará y asesorará para el logro de dicho cumplimiento.