Reducción de las tasas de deforestación y degradación de los bosques nativos en Chile y Argentina

Objetivos generales: Disminuir las emisiones de CO2 debidas a la deforestación y la degradación de los bosques nativos; y contribuir a la mantención de la biodiversidad que habita en los bosques nativos de Chile y Argentina.

Director del proyecto: Rodrigo Pedraza Contreras
Estado del proyecto: en ejecución
Localización geográfica: Ecoregión Valdiviana (Chile), Ecoregión Chaqueña (Argentina).
Duración: enero 2011- diciembre 2015
Organización Responsable: ONG-Forestales por el Desarrollo del Bosque Nativo.
Organizaciones Asociadas: Departamento de Acción Social del Obispado de Temuco (DAS), Corporación Nacional Forestal (CONAF), Corporación de Certificación de leña (CCL), Red Agroforestal Chaco, Argentina (REDAF), Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina (INTA) y Fundación AVINA.
Financiamiento. 3,04 millones de euro, aporte EU 2,5 millones.

Resumen:
Este proyecto se enmarca en el “Programa temático para el medio ambiente y la gestión sostenible de los recursos naturales, incluida la energía” de la Comisión Europea, cuyo último concurso fue lanzado en agosto de 2009. El propósito del proyecto es “reducir las tasas de deforestación y degradación de los bosques nativos en el sur de Chile y el norte de Argentina”, a través de una estrategia compuesta por 3 elementos: 1) Político (participación ciudadana para la conservación), 2) Social (manejo de bosques nativos con pequeños y medianos productores) y 3) Económico (comercialización de bienes y servicios del bosque).

El proyecto fue elaborado por un grupo de profesionales chilenos y argentinos coordinados por ONG Forestales por el Bosque Nativo (Chile), en el marco de las acciones de sostenibilidad impulsadas desde el Proyecto “Leña, energía renovable para la conservación de los bosques nativos del sur de Chile”. La organización responsable del proyecto (titular) es ONG Forestales por el Bosque Nativo, quien trabajará en asociación con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Red Agroforestal Chaco en Argentina, y Departamento de Acción Social del Obispado de Temuco (DAS), Corporación de Certificación de Leña (CCL) y Corporación Nacional Forestal (CONAF) en Chile, y Fundación AVINA.

Los problemas principales que se pretenden enfrentar son los siguientes:
a) Deforestación: se presenta en ambos países pero especialmente en la Ecorregión Chaqueña Argentina debido al avance de la frontera agropecuaria. La deforestación está provocando una enorme pérdida de biodiversidad en ecosistemas que tienen un alto nivel de endemismos.
b) Degradación de bosques: se presenta en ambos países asociándose principalmente a la producción de leña y al ramoneo del ganado. La degradación de los bosques es un paso previo a la deforestación y a la migración campesina.

De manera transversal, también enfrenta los siguientes problemas:
c) Marginación de pequeños y medianos productores: se presenta en ambos países y se relaciona con los pocos programas de apoyo existente. Los productores tienen dificultades para acceder a mercados más atractivos que permitan mejorar la rentabilidad de sus actividades. Además, pueden verse en desventaja frente a la acción de grandes empresas.
d) Escasa participación ciudadana en la formulación de políticas públicas: sin una activa participación social las leyes son poco efectivas. En ambos países se observan conflictos de interés entre el resguardo del bien común y la defensa de intereses económicos, lo cual hace muy necesaria la participación ciudadana en estos temas.

1. Objetivos:
Objetivos generales (fin)
– Disminuir las emisiones de CO2 debidas a la deforestación y la degradación de los bosques nativos.
– Contribuir a la mantención de la biodiversidad que habita en los bosques nativos de Chile y Argentina.

Objetivo específico (propósito):
Reducir las tasas de deforestación y degradación de los bosques nativos en Argentina (Ecorregión Chaqueña) y Chile (Ecorregión Valdiviana)

2. Resultados esperados y metodología:
El proyecto está dividido en tres componentes:

Componente Político:
Se contempla una estrategia compuesta por 3 elementos: a) gestión política, b) monitoreo forestal, y c) sensibilización pública.

a) Gestión política. Se revisarán las propuestas de política relativas a bosque nativo que se hayan elaborado en ambos países durante los últimos años, desde distintos sectores de la sociedad, para analizar las visiones existentes y rescatar ideas. Posteriormente se elaborará una propuesta, la cual será discutida a nivel local, provincial y nacional, con la participación de las organizaciones y personas vinculadas con el manejo sustentable de los bosques.

Para fortalecer la gestión política se crearán y/o reactivarán redes, las cuales estarán a cargo de la presentación de la propuesta a distintos grupos: parlamentarios, autoridades, partidos políticos, etc. Esta labor se realizará con el apoyo de abogados y otros profesionales que faciliten la comunicación y el acercamiento.

b) Monitoreo forestal. El monitoreo de la deforestación y degradación de bosques se realizará a través de dos sistemas complementarios: i) monitoreo satelital y ii) monitoreo ciudadano. El primero se enfocará en aquellas áreas de mayor presión antrópica en ambas ecorregiones, dado su alto costo, utilizando imágenes satelitales para detectar y hacer seguimiento al proceso de desmonte y extracción maderera convencional. El segundo se enfocará en la creación y/o fortalecimiento de redes sociales para el control y denuncia de casos de degradación de bosques y deforestación. Estas redes se articularán en torno a mesas de trabajo local y provincial, las cuales sistematizarán la información y entregarán a las autoridades competentes.

c) Sensibilización pública. El programa de sensibilización y educación se enfocará en la población urbana de ambas ecorregiones, haciendo especial énfasis en organizaciones de la sociedad civil (ONG’s, juntas de vecinos, comités, etc.) y escuelas. El programa tendrá dos componentes: i) acciones directas, financiadas e implementadas por el proyecto, como charlas, radio, etc., y ii) cobertura de prensa para las distintas actividades a través de diarios, internet y otros medios de comunicación masiva.

Actividades:
Tanto el monitoreo forestal como el programa de sensibilización pública estarán al servicio de la gestión política. El monitoreo servirá para proporcionar información dura sobre los procesos de deforestación y degradación de bosques, que será muy útil para los gestores políticos, ya que les permitirá contar con cifras y antecedentes técnicos que fortalecerán las propuestas. Además les permitirá “visibilizar” el problema existente en ambas ecorregiones. Las acciones de sensibilización pública, en tanto, serán muy útiles para generar apoyo ciudadano a las propuestas, ejerciendo presión sobre las autoridades y los tomadores de decisión. Esta estrategia les permite a nuestros gestores políticos contar con antecedentes actualizados, que a la vez serán visibilizados y puestos en la agenda de los medios de comunicación, y tener la suficiente base ciudadana para impulsar las propuestas de política elaboradas.

Componente Social:
El diseño de los programas de asistencia técnica se realizará con una activa participación por parte de los(as) productores(as), utilizando metodologías que permitan rescatar y relevar experiencias previas, aprendizajes y propuestas. Este proceso incrementará el compromiso de los productores con respecto al programa y les entregará herramientas metodológicas que podrán utilizar en otros espacios.

La implementación del programa de asistencia técnica mejorará el manejo de los recursos naturales existentes en los predios, especialmente de los bosques, a través de un adecuado proceso de diagnóstico, planificación e implementación de acciones. Todo esto con una visión global del predio como unidad de producción, en la cual bosques, praderas y animales conforman un sistema interdependiente, y la activa participación de cada productor(a) y su familia en cada una de las etapas (diagnóstico-planificación-acción).

Parte fundamental del programa de asistencia técnica será el apoyo en la comercialización de los productos generados, buscando mercados más atractivos que permitan incrementar los márgenes de utilidad y mejorar los ingresos de los productores. El programa permitirá incrementar los conocimientos técnicos de los productores, no sólo con respecto a temas forestales, sino también a aspectos ganaderos, agrícolas, comerciales, etc. También conocerán nuevas formas de comercialización y mercados para facilitar la venta de los productos.

Componente Económico:
Las acciones que se realizarán en este componente estarán orientadas a incrementar el valor económico de los bienes y servicios del bosque nativo. La estrategia incorpora dos elementos:

a) Certificación (para los bienes): regular la comercialización de los productos madereros del bosque nativo es una urgencia, dado el enorme daño que se produce en el ecosistema por la extracción ilegal de distintos productos. Buena parte de la leña, carbón y postes producidos en la Región Chaqueña provienen de degradación de bosques y no de manejo forestal sustentable. Por tal razón se creará un sistema local de certificación que permitirá diferenciar, premiar y valorar el uso de buenas prácticas de manejo forestal. Este sistema será administrado por un consejo local de certificación formado por instituciones públicas y privadas, utilizando la experiencia del Sistema Nacional de Certificación de Leña en Chile (SNCL). Al igual que otros sistemas de certificación, éste requerirá un intenso trabajo con los consumidores, lo cual se realizará a través de una campaña de marketing y gestión directa, especialmente con aquellos grandes consumidores del sector público y privado. Este sistema de certificación se promoverá bajo el concepto de “consumo responsable” y se articulará con el SNCL-Chile y FLEGT-EU.

b) Mercado del carbono: la deforestación y degradación de bosques son gatillados en buena medidas por motivos económicos. Existen usos del suelo más rentables que el bosque nativo, por tanto sus propietarios deciden reemplazarlos por cultivos agrícolas o forestales, o degradarlos para facilitar la ganadería o simplemente por la necesidad de sobrevivir. Por tal razón, se observa como una oportunidad el desarrollo de mercados para la comercialización del carbono almacenado en estos bosques, ya que permitiría inyectar recursos frescos al sistema que junto a los incentivos contemplados en las leyes de bosque nativo de Chile y Argentina, podrían permitir cambiar las decisiones productivas de muchos productores. La estrategia empleada consta de dos elementos, por un lado propuestas de proyectos de compensación de emisiones orientados al mercado voluntario del carbono, y por otro propuestas de elaboración de metodologías REDD que permitan aprovechar este nuevo mecanismo para co-financiar la conservación. Ambas iniciativas permitirían inyectar recursos para la sostenibilidad de los componentes 1 y 2.

Últimas Noticias

Comuna de Río Bueno: inauguran galpón secador de leña en sector Los Maitenes

La actividad se enmarca dentro del proyecto Leña y Cambio Climático de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos […]

Secretaría Técnica Biobío abrió oficina en Los Ángeles

El viernes 13 comenzó a operar la primera oficina del Sistema Nacional de Certificación de Leña en la región. Como […]

Nuevo modelo de negocio de leña apoyará la comercialización de calor de forma eficiente y sustentable

Con la presencia de autoridades regionales y universitarias, investigadores, académicos y empresarios, se realizó el lanzamiento del proyecto “Modernizando el […]

Seminario “Biomasa Forestal y su Contribución a la generación de energías renovables “

El Seminario “Biomasa Forestal y su Contribución a la generación de energías renovables ” está organizado en el marco del Programa “Fortalecimiento de la […]