Chillanejos están dispuestos a no usar leña en días críticos de contaminación

Estudio UBB-LA DISCUSIÓN, arrojó que la mayoría de  encuestados tiene la intención de ajustar su consumo ante situaciones extremas de polución. 

(Fuente: La Discusión) Ningún ciudadano desearía los niveles de contaminación a la que se ha llegado en la comuna de Temuco y su vecina Padre Las Casas; menos en Chillán, donde hay una lógico temor de alcanzar esos extremos, toda vez que también se han logrado altos niveles de polución producto de la quema de leña para la calefacción.

El último estudio de opinión pública denominado: “Expectativas y necesidades de la comuna de Chillán. Presidenciales y parlamentarias 2013”, realizado por la Universidad del Bío-Bío en alianza con LA DISCUSIÓN, arrojó resultados que hablan de la disposición del chillanejo por adoptar ciertas medidas que ayuden a no contaminar.

Consumo y certificación
Si bien la encuesta ciudadana indica que el 44 por ciento de los encuestados consume leña certificada, los especialistas a los que recurrimos para que den sus comentarios en referencia al estudio, mostraron cautela respecto al número y advierten sobre algunos factores que podrían explicar aquella cifra; puesto que el estar al borde del 50 por ciento de consumo de “buena leña” no se condice con los altos índices de humo tóxico que emanan las chimeneas domiciliarias.

Comentan que es difícil saber a ciencia cierta si aquello es verdadero, puesto que en primer lugar se debe consultar a la gente qué entiende por certificación de la leña y si realmente hacen la compra en los centros de acopio formales y dispuestos por las autoridades locales y regionales.

Otro de los puntos a tomar en cuenta, según los expertos, es el referido a que si es que es efectivo de que estos lugares de venta (al menos ocho en la ciudad) ofrecen leña seca como lo prometen, esto es, con menos del 25 por ciento de humedad, tal y como lo recomienda la norma nacional.

Vale recordar que en Chillán la ordenanza municipal, que tiene carácter de cumplimiento obligatorio (no así la norma mencionada anteriormente), entre otras consideraciones permite el uso de leña hasta con un 50 por ciento de humedad, situación que le juega en contra al trabajo fiscalizador, quienes admiten que en locales formales de venta se han encontrado hasta con un 30 por ciento de humedad en el combustible.

Punto aparte son los vendedores informales, quienes no tienen ningún tipo de regulación y hacen la venta de su producto hasta en las calles de las villas o poblaciones de la ciudad.

“Yo dudo un poco de ese porcentaje, es posible que quien venda la leña a la gente, no necesariamente un formal, le diga que es certificada, pero ¿por quién?”, afirma tajantemente el ingeniero ambiental Juan Luis Novoa.

Manuel Garrido González, ingeniero forestal y jefe provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), coincide con Novoa al explicar que el alto porcentaje de chillanejos que dicen consumir leña certificada, no está acorde con la cantidad de leña que se consume al año en la capital provincial que se calcula son 220 mil metros cúbicos, de los cuales sólo cinco por ciento (11 mil) sería leña óptima.

“Con la cantidad de personas que dicen usar leña certificada, es decir con humedad que no supere el 25 por ciento y que no provenga de zonas consideradas como bosque nativo y otras consideraciones, deberíamos tener buenos índices de contaminación”, subraya el funcionario de gobierno.

Auto restricción

En cuanto al porcentaje de habitantes que dicen usar leña para calefaccionarse (75%) los comentarios de la autoridad ambiental de la región y de los expertos coinciden al explicar que la cifra se encuentra dentro de los parámetros que se manejaba.

La seremi del Medio Ambiente, Marianne Hermanns, avaló la cifra ya que, según comentó, son parecidas a las que se tienen en la institución de gobierno.

“Lamentablemente esta situación se ve agravada con el hecho de que un alto porcentaje de la población no se preocupa de utilizar leña seca, y con ello contaminan aún más. Esta cifra nos da la certeza que nuestros esfuerzos en comprometer a la ciudadanía a usar leña seca y a entregar incentivos para asegurar sólo la venta y comercialización de leña seca van por el camino correcto”, resaltó Hermanns.

Asimismo, se mostró especialmente optimista con que al menos el 72 por ciento de los chillanejos encuestados, se muestren con total disposición a apagar sus estufas los días en que la mala calidad del aire y las bajas temperaturas jueguen en contra del medio ambiente de la ciudad, situación que eventualmente obligaría a las autoridades a decretar alerta, preemergencia o emergencia.

Al respecto, aseguró que esto es lo que como Seremía del Medio Ambiente vienen buscando, que es la participación ciudadana adelantada al plan de descontaminación. “Queremos que la gente de la comuna sea parte de este proceso y es bueno conocer la opinión de ellos ante, por ejemplo, medidas de este tipo”, subrayó la seremi.

En tanto los expertos en temas medio ambientales aplaudieron el interés de los chillanejos por ser parte de la solución ante el grave problema que aqueja a su ciudad.

“Me parece estupendo, estas son cifras similares a años anteriores. Recuerdo que en la Universidad Andrés Bello (UNAB) hicimos una encuesta para Santiago y pasaba el mismo tipo de apoyo, esto indica que la gente quiere apoyar en la solución”, aseguró Marcelo Mena, director del Centro de Investigación para la Sustentabilidad de la UNAB.

En su momento, el jefe de la Conaf en Ñuble aplaudió el que una importante cantidad de encuestados (al menos las 3/4 partes) tenga la intención de ceder respecto a no usar sus calefactores en días críticos de contaminación.

“Es una buena señal el que la población quiera evitar usar la leña en los peores días; pero del dicho al hecho… tendríamos que ver en la práctica cómo resulta esta situación, aunque en todo caso hay de dónde partir”, subrayó Manuel Garrido.

Subsidios

¿Si el Estado subsidiara otro tipo de combustible, lo utilizaría? Es una de las preguntas que se incluyeron en la encuesta UBB-LA DISCUSIÓN, sobre la cual los chillanejos encuestados respondieron: Si (87%), No (12%) y No Responde (1%) lo que demostraría que el consumo de leña en Chillán se aparta de ser una costumbre y se acercaría a ser un hábito ligado al tema económico.

“No se debe apostar todo a la leña seca y recambio de estufas; sino que se debe permitir que otros combustibles puedan ser subvencionados, se ve una voluntad a cambiar que quizás no es tan clara en otras zonas como Temuco”, enfatiza Marcelo Mena y añade de que lo importante es que el chillanejo entienda que seguir en la misma situación no es aceptable y que es posible enfrentar el tema de contaminación y en cosa de años, tener aire de clase mundial.

Igualmente destaca que actualmente ya un 25 por ciento está usando otros combustibles sin subsidio y reafirma su posición de que es posible que Chillán pueda tener combustibles más baratos si se trajera gas natural a la zona y sería menos necesario el subsidio.

El Doctor en Ciencias Ambientales, Marcelino Claret, precisa que el chillanejo sí está dispuesto a adoptar medidas auto restrictivas en días de alta contaminación o de cambio de hábito en el consumo   del tradicional combustible, pero siempre y cuando le ofrezcan alternativas que no le generen impacto en su economía.

“Nadie va a querer cambiar su forma de calefaccionarse si esto lo perjudicará económicamente, sobre todo si se trata de los estratos bajos o medio bajos; es por ello que los subsidios son necesarios”, refirió el experto medio ambiental del INIA.

Sin embargo, Claret resaltó que luchar contra la leña o desincentivar su consumo es importante, pero podría resultar ser una medida vacía y sin rumbo si no se mejora la aislación de las casas.

“En mi opinión creo que se debe partir por facilitarle a la gente el que aísle adecuadamente sus viviendas; luego de conseguido aquello, recién se tendría que trabajar en modificar la conducta del consumo de combustibles de los chillanejos”, señala Claret.

En su momento la seremi Marianne Hermanns también mencionó que la principal razón por lo que la gente utiliza leña como medio de calefacción radica en el precio y que la gente (consciente del problema ambiental que genera la quema de leña) optaría por combustibles más limpios si ello no les significara un mayor costo. Sin embargo, señaló que subsidiar el precio de otros combustibles, por el momento, no es una opción cierta o viable.

“Es importante también destacar que el precio mucho más bajo de la leña en algunas ocasiones puede resultar engañoso, específicamente cuando la leña que se vende posee una gran humedad o frente a las diversas formas de venta informal. Ambos aspectos dificultan realizar una comparación del real poder calorífico de dicho combustible en relación a su precio y en definitiva, dificulta poder compararlo, por ejemplo, con otros combustibles más limpios”, detalló.

Cabe indicar que el domingo de la semana pasada la autoridad  medioambiental resaltó a nuestro diario que los subsidios a la aislación de las viviendas, era parte de un programa de eficiencia energética que vendría trabajando el Gobierno y que resultaría una alternativa eficaz a la quema de biomasa.

Advierten sobre el peligro de los contaminantes atmosféricos

Los graves episodios de contaminación ambiental que se han dado en Chillán, que hasta el momento suman alrededor de 30 (entre alertas, preemergencias y emergencias ambientales) viene siendo materia de preocupación en las autoridades de salud.

Y es que en más de una oportunidad se ha hablado en la ciudad sobre los dañinos efectos del material particulado 2,5 (PM2,5) generado por la quema de leña húmeda o la denominada “verde”, aunque también se la relaciona con las emisiones de los vehículos que funcionan con motor diésel.

Se les llama PM2,5 porque están constituidas por aquellas partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano; de ahí su peligrosidad, porque es fácil de respirar y su inhalación termina directamente en los alvéolos pulmonares.
males respiratorios

Los especialistas han advertido de su peligrosidad, pero igual advierten que no hay consenso respecto a si se puede relacionar la contaminación ambiental al aumento en los casos de afección respiratoria.

“Ciertamente la exposición a los contaminantes atmosféricos provoca diversos efectos en la salud, dependiendo de factores como su nivel de concentración, tiempo de exposición, la acción sinérgica de dos o más contaminantes, entre otros”, afirma la doctora Raquel Pavés, asesora del Programa de Enfermedades Respiratorias del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ).

Asimismo, señala que pese a estos efectos no se pueden establecer con certeza la relación entre aumento de consultas por causas respiratorias y episodios críticos de contaminación en Chillán, ya que para que pueda darse aquello, aseguró, es necesario aislar más variables; igualmente aclaró que también influye la susceptibilidad de la población expuesta a la carga viral, condiciones de hacinamiento, entre otros.

Raquel Pavés comentó que lo que sí está claro es que la contaminación que se vive en Chillán producto de la quema de leña provoca el enrojecimiento de los ojos, la irritación de las vías respiratorias y puede constituir un factor agudizante de una patología crónica y difícil como el asma.

“La recomendación es que las personas de los grupos más susceptibles, como son los niños, niñas, adultos mayores y con enfermedades respiratorias crónicas, permanezcan en sus casas a la hora de mayor contaminación y no se expongan innecesariamente a ella”, comentó la doctora del SSÑ.

No olvidar otros contaminantes

La encuesta de la UBB indica que sólo el 25 por ciento de los encuestados en Chillán se ha visto afectado en su salud (él o su familia) a raíz de la contaminación ambiental en los últimos 24 meses.

Si bien la polución en la ciudad se torna extrema en algunas ocasiones, la profesional de la salud del SSÑ hizo recordar que también hay que evitar contaminantes  como el humo del cigarrillo, sobre todo en la casa.

“El humo de tabaco aumenta las enfermedades tracto respiratorio inferior (bronquitis, neumonía), incrementa  la frecuencia de enfermedades crónicas y disminuye la función pulmonar”; resaltó.

Últimas Noticias

Valoran lanzamiento del nuevo “Sello Calidad de Leña”

El Secretario Nacional del Sistema Nacional de Certificación, Vicente Rodríguez Tureo, valoró el lanzamiento del nuevo “Sello Calidad de Leña” […]

Ministerio de Energía y Agencia de Sostenibilidad Energética lanzan nuevo Sello Calidad de Leña

Este nuevo reconocimiento, que recoge el legado del Sistema Nacional de Certificación de Leña, se otorgará a aquellos comercializadores que […]

Empresarias en biocombustibles son primeras en recibir el Sello de Calidad de Leña en La Araucanía

Una es del campo y otra de la zona urbana. Una de Villarrica, la otra de Loncoche. Ambas empresarias en […]

Comerciantes del Biobío se adjudican nuevo Sello de Calidad de Leña

El Subsecretario de Energía, Francisco López, junto con el Director Ejecutivo de la Agencia de Sostenibilidad Energética, Ignacio Santelices, realizaron […]