Nuevo aire VIP

Columna de opinión de Gonzalo Mardones Rivera, académico de la Universidad de Los Lagos y ex-Presidente Consejo de Certificació de Leña de Osorno.

El 90% de la población en Osorno utiliza leña para calefacción, secado o cocción de alimentos. Tan sólo el año 2014, hemos soportado al menos 14 episodios de pre-emergencia y otros 5 de emergencia ambiental por la pésima calidad del aire, debido precisamente al mal uso de la leña. Se han presentado estudios que señalan los efectos cancerígenos de algunos tipos de leña, principalmente especies exóticas. En definitiva, se ha satanizado a la leña como combustible ¿Es realmente la leña tan dañina cómo se le muestra?

En la campaña “Nuevo Aire” hay espacio para el gas, la electricidad y el pellet, pero no se ha destinado espacio alguno para promover el buen uso de la leña. Es completamente legítimo que se quiera promover fuentes de energía alternativas a la leña y que para ello se utilicen los medios de comunicación. Hasta ahí todo bien. Lo que llama la atención es que una institución del Estado, la Seremi de Salud, también se involucre en ello, sin darle el espacio de reivindicación que la leña necesita y se merece. ¿Por qué no parece correcto? Pues, debido a que promover el uso del gas, la electricidad y el pellet, como fuente de calefacción para los hogares osorninos, es claramente una opción “vip”, que la gran mayoría de la población no puede asumir.

Sólo quienes tienen un alto poder adquisitivo están en condiciones de asumir la reconversión que los costos del gas, la electricidad o el pellet requieren. Dicho grupo social está en todo su derecho de poder elegir lo que sea mejor para ellos, pero el resto de los osorninos difícilmente puede tener ese privilegio de optar por otro combustible que claramente está fuera del alcance de sus bolsillos ¿Por qué no hay intentos serios para promover el buen uso de la leña? Pues, debe ser por el motivo de frena a tantas otras causas. En su mayoría se trata de pequeños productores campesinos, de pequeños comerciantes y transportistas, de toda una cadena productiva que siempre ha sobrevivido en condiciones paupérrimas y en la ilegalidad. Todos ellos no tienen la fuerza suficiente, dada la precaria situación en que subsisten, como para hacer escuchar su voz entre actores más poderosos y mejor organizados.

La leña es una fuente de energía local y renovable, no así aquellas que se promueven, que merece tener una oportunidad real y seria para desarrollarse. Hay que apoyar a los pequeños campesinos para que tengan un buen manejo de su bosque nativo, hay que monitorear a los transportistas para que aseguren que su leña tiene un buen origen, hay que respaldar a los pequeños comerciantes para que aseguren un buen secado y almacenamiento de la leña, hay que educar y apoyar a los consumidores para que exigen leña de calidad. Las instituciones públicas tienen el deber de asegurar la equidad en las tareas en que se involucran. Por ello, necesitamos un nuevo aire para todos.

Últimas Noticias

Expertos se reunieron en seminario de leña y biomasa para avanzar en su regulación como biocombustible sólido

Compras asociativas, ruta energética, uso eficiente del combustible, contaminación atmosférica, producción y utilización de biomasa forestal fueron algunos de los […]

Leña: El camino para conseguir la formalización de este mercado

Estamos peleando para que la leña sea declarada como combustible, porque así podemos tener una cancha pareja para todos”. Las […]

Al menos el 61% de hogares se encuentra en estado de pobreza energética

La cifra corresponde a Valdivia y fue señalada por un estudio del Instituto Forestal. Esto significa que las familias gastan […]

Expertos analizaron el tema de la calefacción sustentable con biomasa forestal en Temuco

Autoridades regionales, parlamentarios y académicos se dieron cita en un foro nacional, organizado por el Consejo Local de Certificación de […]