Leña versus campañas

Carta al director de Vicente Rodríguez Tureo, Secretario Nacional Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL) y socio de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), publicada por el Diario La Segunda.

La postal se repite cada año. Llegan las bajas temperaturas y el centro y el sur sucumben ante la contaminación. La leña que usa más del 80% de los hogares es una de sus causas y se traduce en el colapso de los servicios de urgencia por consultas respiratorias. Tales costos van desde US$270 hasta US$364 millones al año (U. de Chile-DECOM 2005, en Chile Ambiente 2008). En tanto, el Centro Nacional del Medio Ambiente (2007) estima que el daño en salud alcanza US$9.287 por ug/m3 MP10 promedio anual.

Las externalidades negativas pasan por la deficiente calidad de la leña (humedad superior al 25%), la baja eficiencia de los aparatos de calefacción y la mala aislación de las viviendas. Por eso, se deben impulsar acciones con presupuestos públicos-privados asociados y con una óptica de intervención. No basta una aproximación informativa-mediática, como ha sucedido en ciudades como Temuco, y que se pretende replicar este año en Valdivia y Osorno a través de gestiones del Ministerio del Medio Ambiente con medios locales.

Con presupuestos no despreciables se han montado campañas de sensibilización con un bajo nivel de impacto, en pro de la modernización del mercado de la leña (informalidad de 90%), el fortalecimiento del rol de los comerciantes, la definición de los plazos y los recursos para planes de recambio y el crecimiento de la oferta de leña certificada.

Por ejemplo, en Temuco el año pasado se gastaron alrededor MM$500 en campañas de este tipo, versus los MM$38 que se destinaron como instrumentos de fomento a comerciantes de leña vía SERCOTEC, con fondos del Ministerio del Medio Ambiente, y otros MM$150 para la implementación del programas de recambio.

El Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL), único mecanismo que profesionaliza y mejora la gestión global de los comerciantes, tiene la experiencia, trayectoria y la capacidad de seguir insistiendo -como lo ha hecho en la última década- en que la mayor parte de la inversión del Estado debe ser destinada a mejorar la oferta de leña de calidad a través de micro y pequeñas empresas y en que los recursos sean acordes al gasto en campañas mediáticas.

Urge, además, que los organismos fiscalizadores aumenten los recursos para monitorear el comercio ilegal (CONAF, SII, Municipios, Seremis de transporte) para ordenar un rubro que se caracteriza por su alta informalidad. Las campañas educativas y la cobertura en medios es necesaria, pero en lo concreto no disminuyen los índices de contaminación.

Esta carta fue publicada en forma resumida en el Diario La Segunda >>

Últimas Noticias

Valoran lanzamiento del nuevo “Sello Calidad de Leña”

El Secretario Nacional del Sistema Nacional de Certificación, Vicente Rodríguez Tureo, valoró el lanzamiento del nuevo “Sello Calidad de Leña” […]

Ministerio de Energía y Agencia de Sostenibilidad Energética lanzan nuevo Sello Calidad de Leña

Este nuevo reconocimiento, que recoge el legado del Sistema Nacional de Certificación de Leña, se otorgará a aquellos comercializadores que […]

Empresarias en biocombustibles son primeras en recibir el Sello de Calidad de Leña en La Araucanía

Una es del campo y otra de la zona urbana. Una de Villarrica, la otra de Loncoche. Ambas empresarias en […]

Comerciantes del Biobío se adjudican nuevo Sello de Calidad de Leña

El Subsecretario de Energía, Francisco López, junto con el Director Ejecutivo de la Agencia de Sostenibilidad Energética, Ignacio Santelices, realizaron […]